• Se pueden guardar menúes para toda una semana, un mes o un año (dependiendo de las características de su congelador o freezer y de los alimentos).
  • Los alimentos se descongelan, calientan y/o se sirven dentro de su recipiente original, lo que evita pasos innecesarios dentro de la cocina.
  • Se puede satisfacer el gusto de todos porque al haber comidas congeladas se puede consultar que se prefiere comer antes de organizar el menú del almuerzo o de la cena.
  • El frío concentra los sabores (los propios de cada alimento y los que se agregan para enriquecerlos), de allí, que muchas personas dicen que la comida congelada es más sabrosa.
  • Es muy importante saber que el método de Congelar ya implica una PRE-COCCIÓN, por ello los alimentos que se congelan (freezan) y luego se cocinan, insumen menos tiempo de cocción que aquellos otros que no pasaron por este proceso.
  • El frío preserva los valores nutritivos y éste es un ejemplo: Las espinacas cocidas por el método tradicional, conservan solo un 24% de su hierro; previamente blanqueadas (pasadas por agua hirviendo) y luego congeladas, permiten retener el 63% de ese valor.
  • Habrá menúes completos en su casa para servir en cualquier momento.